¿Qué son los leucocitos?

¿Qué son los leucocitos?

No es común escuchar a personas hablando de estos temas, puesto que la interpretación del mismo no es sencilla, más aún porque hablamos de un término que está relacionado con una parte de la medicina y en este ámbito es muy necesario estar al tanto de lo que se discute y más allá de eso, de cada definición y función de lo que vamos a decir.

Esto se debe a que la misma ciencia en sí posee muchos factores, inclusive posee una jerga la cual podemos catalogar como exclusiva para ella y todo debido a su complejidad, pero que no por esto deja de ser funcional y demostrativo.

Es interesante como diversos temas que están en unión con la medicina pueden ser bastante controversiales, pero esto ya será contenido para otro texto, puesto que en el presente texto hablaremos de los leucocitos y las variaciones del mismo en el organismo, como también sus alteraciones en el cuerpo humano, como los “leucocitos altos”

que son los leucocitos

Empecemos indicando que son los leucocitos

Estos también son conocidos como glóbulos blancos, es necesario indicar que los mismos están compuestos por células de sangre y la producción de los mismos se emite en la parte específica del tejido linfático y la medula ósea. ¿En dónde se encuentran los leucocitos? es fácil llegar a dicha respuesta puesto que se encuentran en diversas partes del cuerpo, como lo son:

  • Las amígdalas
  • El bazo
  • Los ganglios
  • La sangre y diversas partes del sistema inmunológico

Una de las notables cualidades que poseen los leucocitos es que estos se encargan principalmente de prevenir enfermedades, además de combatir de manera directa con todas las bacterias que pueden causar o que son posibles creadoras de virus o infecciones, es por eso que a las mismas se les conoce mundialmente como las defensas del cuerpo.

Como ya lo hemos mencionado a comienzo de este escrito, los glóbulos blancos poseen variaciones, las cuales cada una de ellas cumplen con una función en específico.

Estas funciones son necesarias para poder mantener el cuerpo estable y la mayoría de estos tipos de leucocitos en la mayoría de los casos cumplen con su labor al cien por cien, algo que es bastante inesperado cuando estos no responden de la manera más adecuada y deseada en lo que respecta al cuerpo humano y diversas infecciones.

Tipos de Leucocitos

Cuando hablamos de estos debemos recordar que en total son cinco tipos los que existen y que los mismos se conocerán a continuación en un orden alfabético para así poder tener una mejor clasificación de los mismos:

Basófilos: En el primero de la lista encontramos a los menos abundantes y los responsables de primera mano de reaccionar inicialmente ante la respuesta alérgica

Eosinófilos: Para estos no existe una especificación más exacta que indicar que después de los primeros se ejecuten, estos se encargan de los parásitos y de las reacciones alérgicas.

Linfocitos: Estos son categorizados por ser lo más pequeños de organismo, pero irónicamente son los más importantes del mismo, puesto que estos se encargan de hacer que el sistema inmune reaccione ante amenazas externas.

Neutrófilos: En el cuarto lugar contamos con los más numerosos que existen en el organismo, siendo la parte negativa de esto, es que solamente duran un día en nuestro cuerpo, pero no por eso hace menos efectiva su función.

Estos se encargan de eliminar baterías y hongos y cabe destacar que si permanecieran en nuestro organismo por una semana, podríamos alcanzar una inmensa cantidad numérica de estos.

Monocitos: Finalizamos con aquellos los cuales poseen un inmenso tamaño en comparación a los antes mencionado, los cuales además de eso se van transportando por la sangre hacia diversas partes del cuerpo antes ya mencionadas “Bazo, hígado, huesos, pulmones”.

Para terminar, cabe destacar que el tema restante es el de los leucocitos altos, algo que suele ocurrir por diferentes razones, la primera de ellas es por problemas de la médula ósea, pero ¿por qué la medula ósea sobre crea leucocitos? En la mayoría de los casos es porque nos advierte de enfermedades como la leucemia o posibles tumores.

En otros casos esto también puede acontecerse debido a inflamaciones, infecciones, lesiones cutáneas, leucocitosis, etc…